11/7/17

SIDE MOVIE. Fotomontaje Publicitario y de animación. SUPER 8 m/m.

Recupero un pequeño documento que en su día tuvo un éxito indiscutible en el pequeño mundillo del Súper 8 m/m.
Es un fotomontaje realizado a la antigua usanza y al más puro estilo George Méliès o Segundo de Chomón. 
La técnica es simple, el foto a foto. De este modo durante muchos días en casa todos nos dedicamos a compilar y a recortar imágenes para realizar este típico producto de animación.
Visto con el paso del tiempo, las técnicas de aquellos años, sin el uso del tan imprescindible ordenador, resulta una obra artesanal y en cierto modo curiosa por los limitados y pacientes medios empleados para su realización. La corta duración de 3´28 era la suficiente para interesar al público asistente, obteniendo generalmente premios en los festivales donde se proyectaba.
La música de un tal Harry Chalkitis  con el tema "So Long", constituyó también todo un acierto.
Realizada en el año 1981, a la edad de 21 años, "Side Movie", constituye una de mis muchas incursiones al pequeño formato, hoy casi desaparecido, del Super 8m/m. 







Premios obtenidos: 
Premio mejor montaje (V Festival Cinema amateur Igualada 1983), Mejor animación VI Festival Super 8 de Barcelona (1983), IV Festival del cortometraje San Roque, Cádiz (1984), VI Festival Cinema Amateur Expo Ocio Madrid (1984), Certamen Cine Amateur de Cuenca (1987).



17/6/17

De SANTA COLOMA DE GRAMANET AL POBLAT IBÈRIC DE PUIG CASTELLAR. ERMITA DE SANT CLIMENT. ERMITA DE SANT ONOFRE. SANT JERONI DE LA MURTRA. TORRE PALLARESA. Ruta de Senderisme.

La ruta de hoy comienza en la población de Santa Coloma de Gramanet (Barcelona), prácticamente en la estación de metro L-9 de Singuerlín
El lugar, pese a su ubicación, nos llena de una agradable sorpresa al recorrer en los primeros tramos del itinerario, unas tranquilas calles de casas bajas, ordenadas y acogedoras.
Pronto salimos de este suelo urbanizado y remontamos por un camino.
Una primera fuente, la de "Sant Roc" y los saludos de rigor a otras personas que frecuentan el lugar, nos entretienen durante unos minutos.
Hoy nos acompaña en la ruta un afamado periodista deportivo, gran conocedor de la zona y que escribirá acerca del itinerario una breve reseña que se incluye al final del blog.






El camino pronto se convierte en empinado sendero introduciéndose entre la espesa vegetación de la montaña. 










Allá a lo lejos, en la cima se ubica el poblado ibérico de "Puig Castellar" que ya visitamos en una anterior ocasión.
AQUÍ dejo el enlace.
La temperatura a esta primera hora de la mañana es bastante elevada, pero ello no nos impide que con nuestro habitual esfuerzo vayamos ascendiendo por la ladera de esta montaña.
A un lado del sendero encontramos otra fuente. Es la "Font de la Bota", fresco manantial que se hunde en el interior de la tierra y que mana un caudal mas o menos abundante dependiendo de la época del año.






Aquí debieron acudir para proveerse de agua, los habitantes del poblado ibérico al que ahora nos dirigimos.





A medida que vamos tomando altura, se pueden contemplar vastas panorámicas de dudosa belleza metropolitana. Y es que el apretado conglomerado de cemento y asfalto no es aquello que más nos apasiona.







Seguimos subiendo mientras el sol poco piadoso con nosotros nos aguijonea con sus persistentes rayos.






Algunas gotas de sudor comienzan a asomar por la frente y la espalda mientras cruzamos entre matorrales y chumberas blanqueadas por algún tipo de hongo que las aqueja hasta la muerte.







Llegamos a la cima de "Puig Castellar" y penetramos en las edificaciones que componen el conjunto de la excavación.









Aquí y allá vamos encontrando los restos de las viviendas que formaban un poblado típico en los albores de la historia.




En la parte más elevada, un pequeño tejadillo de madera, nos auyenta del sol y nos brinda una sombra que es muy de agradecer en esta cálida mañana.





Pero a pesar de todo, en este lugar tan elevado, corre una buena brisa que viene a ser como un soplo de exultante vitalidad que llena de gozosos pensamientos.





Después de admirar el entorno, comenzamos a descender por un camino más amplio. Al poco encontramos un pequeño grupo de hombres que se afana en regar unos árboles en la ladera del poblado y en cortar los hierbajos que crecen junto al camino.






Nuestro periodista acompañante conoce bien el lugar y a los responsables del grupo con los que entabla larga conversación. Uno de ellos, Pep Palacio, nos habla sobre la dedicación desinteresada en las labores de conservación de este pequeño entorno natural tan representativo y tan querido por ellos.





La conversación se alarga con este y otros temas de polítiqueo municipal, y al final decidimos ir cerrando el capítulo para concluir la charla.
Seguimos el descenso y pronto encontramos un desvío hacia un "Dolmen natural", el "dolmen de la cova d´en Genís". El lugar interesa y nos acercamos para visitarlo.





Se trata de un pequeño habitáculo entre las rocas de la montaña que sirvió para el enterramiento de cadáveres muy probablemente del poblado ibérico.







Aprovechamos el fúnebre lugar para desayunar. Este es sin duda uno de los momentos más agradables de la jornada lo que permite, aparte de recuperar fuerzas, intercambiar opiniones y anécdotas.







Seguimos el itinerario. Ahora el camino nos lleva hasta un pequeño ermitorio. Es el de Sant Climent situado en la denominada "loma de las ermitas", y fue erigido como oratorio por los monjes de Sant Jeroni de la Murtra en 1673.
Tenemos la suerte de que se inmortalice nuestra estampa ya que un desconocido cruza por el lugar al mismo tiempo que nosotros.





Desde aquí vamos por un pequeño bosquecillo a otro lugar de la montaña. Pasamos junto a una gran antena de comunicaciones.





Seguimos al lado de una desierta urbanización donde solo se escuchan los ladridos perrunos que tanto abundan en tan típicos lares.





El tramo enfila hacia otro de los objetivos de la ruta, la ermita de Sant Onofre.





El lugar solitario y en la punta de otra cresta de la "serralada de Marina" ofrece magníficas vistas. En una de ellas ya podemos ver el monasterio de Sant Jeroni de la Murtra, lugar ya comentado en otra entrada de blog, y que tiene el interés histórico de la presencia de los reyes de Castilla, Isabel y Fernando al recibir al almirante Colón a su regreso de las Américas.
Descendemos por resbaladiza trocha con lentitud para no caer entre los desniveles de la ladera.
Llegamos a los alrededores de Sant Jeroni y nos refrescamos en una fuente de agua junto al camino. 





Decidimos realizar una visita rápida al lugar.
Entramos en el recinto monástico y recorremos la silenciosa ala claustral alrededor de las principales dependencias que componen el edificio.







A pesar del cierto deterioro que se respira en el lugar, resulta ciertamente gratificante visitar la histórica edificación.









Abandonamos el lugar y después de adquirir unas cerezas en un tenderete de frutas que se encuentra en el exterior del recinto, descansamos brevemente mientras damos cuenta de las mismas debajo de los grandes arboles que dan sombra al lugar.
Seguimos ruta y nos alejamos rápidamente del monasterio mientras nuestro acompañante nos va ilustrando con mil historias de esta zona que tan bien conoce.





A un lado del camino, entre frondosa vegetación se alza una edificación de aire medieval que sorprende al curioso. Es la "Torre Pallaresa", lugar donde al parecer, dicen que durmió Colón después de su visita a los monarcas.







Sus orígenes se remontan a la edad media o, según algunos autores, a la época romana. La Torre Pallaresa destaca de entre todos los edificios notables de Santa Coloma de Gramanet con una especial singularidad, ya que es obra capital de la arquitectura catalana del siglo XVI, y una de las obras renacentistas más importantes del país, declarado monumento histórico-artístico de interés nacional en 1931.




El soleado camino nos acerca ya a un ruidoso núcleo urbano donde cruzan por doquier avenidas con abundante tráfico rodado.






Pasamos cerca del  recinto  "Torribera"  propiedad de la Diputación de Barcelona.  Los terrenos fueron adquiridos en 1916 por la Mancomunidad de Cataluña para ubicar un conjunto de edificios destinados a enfermos mentales. 





Referente al nombre de "Torribera", hay que indicar que en el año 1238 ya se tiene una primera noticia. La parte central del edificio es del siglo XV. Más adelante fue bautizado con el nombre de la propiedad Torre Ribera, por el nombre del propietario, Joan Ribera (1566). Posteriormente, a partir del 1617, fue propiedad del monasterio de Sant Jeroni de la Murtra. Durante la desamortización, en 1822, pasó a manos privadas.
Actualmente el recinto alberga la Universidad de Barcelona, la UNED, Centros asistenciales y docentes, un complejo deportivo, etc.
Enfilamos de nuevo entre las calles de la población. Nos siguen sorprendiendo alguna de ellas.





Bajo un sol de justicia y unas elevadas temperaturas llegamos a nuestro destino, concluyendo de esta manera una relajada ruta que no ha estado en ningún momento exenta de interés.
Han sido 8,5 kms. de recorrido y un desnivel de 341 mts.
Aquí dejo el enlace:
https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=18486540  


Ruta realizada.

Y como lo prometido es deuda, aquí la reseña del itinerario:

ERRE QUE ERRE
PERE FERRERES
Caminar

Les muntanyes de Santa Coloma, quina delícia! Tot és serè i clar, i permet veure una dilatada extensió de mar. La geometria urbana, que vista de prop pot ser horrible, vista panoràmicament guanya moltíssim.
Camino amb 2 bons amics, l’Edu  i el Fran. La llibertat de caminar. Els catalans som dels que més caminem, superem registres de Nova Zelanda i Suècia, amb  poblacions que tenen una acreditada tendència a cuidar el cos.
Hi ha qui es pensa que és com el Kilian Jornet i li perd el respecte a la muntanya. Se’n va cap amunt amb una ronyonera i una samarreta i si passa alguna cosa “ja trucarem als bombers”. L’Edu i el Fran no, caminen amb respecte, conscients que les muntanyes tenen un punt de secret.
Passem pel Puig Castellar i ens trobem amb 4 àngels del poblat ibèric: Pep Palacio, Albert Bellido, José Cabeza i Jaume Colomer. Anem cap a Sant Jeroni de la Murtra i tornem per Torribera. Caminar és una bogeria? Karl G. Schelle, que va escriure el 1802 “L’art de passejar” i va morir en un manicomi, deia que caminar convida a pensar i a imaginar amb llibertat.

El món a 3 quilòmetres per hora és amable i suggerent.




Por si..., traducido...


ERRE QUE ERRE

PERE FERRERES
caminar
Las montañas de Santa Coloma, qué delicia! Todo es sereno y claro, y permite ver una dilatada extensión de mar. La geometría urbana, que vista de cerca puede ser horrible, vista panorámicamente gana muchísimo. Camino con 2 buenos amigos, Edu y Fran. La libertad de caminar. Los catalanes somos los que más caminamos, superamos registros de Nueva Zelanda y Suecia, con poblaciones que tienen una acreditada tendencia a cuidar el cuerpo. Hay quien  piensa que es como Kilian Jornet y le pierde el respeto a la montaña. Se fue hacia arriba con una riñonera y una camiseta y si pasa algo "ya llamaremos a los bomberos". Edu y Fran no, caminan con respeto, conscientes de que las montañas tienen un punto de secreto. Pasamos por el Puig Castellar y nos encontramos con 4 ángeles del poblado ibérico: Pep Palacio, Albert Bellido, José Cabeza y Jaume Colomer. Vamos hacia San Jerónimo de la Murtra y volvemos por Torribera. 
Caminar es una locura? Karl G. Schelle, que escribió en 1802 "El arte de pasear" y murió en un manicomio, decía que caminar invita a pensar y a imaginar con libertad. El mundo a 3 kilómetros por hora es amable y sugerente.



19/5/17

Pels volts de SANT PAU D´ORDAL, (ALT PENEDÉS). COVA MISERACS. TORRE DE LA GUÀRDIA. CAN MILÀ DE LA ROCA. SANT SEBASTIÀ DELS GORGS. Ruta de Senderisme.

He llegado a la población de L´Ordal, Barcelona. El lugar lo cruza la N-340 que se dirige hacia el sur pasando próxima a las tierras vinícolas de la comarca del Penedés.
Me he detenido el tiempo justo para comprar el desayuno. He dejado el coche frente a la panadería y he entrado rápidamente en el establecimiento. Después de envolverlo he salido raudo para coger de nuevo el coche y dirigirme por la nacional hacia  desvío que en pocos kilómetros me lleva a la población de Sant Pau d´Ordal, lugar visitado en anteriores ocasiones ya que fue también punto de inicio de otras rutas realizadas.
Aparco el coche en la pequeña plazoleta al sol de los grandes arboles que allí dan sombra a los afortunados automovilistas que han madrugado más. Son ahora las 8:45 de la mañana.



Plaza de Sant Pau d´Ordal.


Con la mochila a cuestas, el itinerario me lleva al otro lado de la población, justo al inicio de la ruta. No se ve ni un alma, y cruzo silencioso por la larga y empinada calle. Es el "carrer de la font".






Al final de la calle paso delante de un corral de gallinas y en un momento me encuentro ya bajo la sombra de los pinos.






Una gran panorámica de la "Plana del Penedés" con sus viñedos en primer término, bajo los augurios de un sol justiciero.






Un pequeño detalle absorbe la atención de quien esto escribe. Sobre las piedras del camino un gran ejemplar mariposea estático sin asustarse mínimamente de unos pies que por poco aplastan su dignidad.





El andar me lleva hasta una gran edificación que, ha decir verdad, resulta francamente encantadora. Es "Can Mata del Racó", nombrecito dónde los haya.
Lo dicho, pernoctaría aquí por una temporada... larga...






Regreso por el mismo camino que me ha llevado hasta la casa durante unos 200 mts. y ahora voy por un primaveral sendero que nace a mi derecha.
Es estupendo ir caminando por este lugar. La temperatura es la ideal, aunque sopla de vez en cuando el céfiro de mayo que aún trae su punto de refresco.






Desde este lugar puede verse la población de Sant Pau d´Ordal, lugar de inicio del itinerario.






Una barraca de piedra seca junto al camino. Es la barraca de la cova Miseracs. La abundante vegetación que corona su parte superior, evita que se produzcan humedades en el techo.






Me desvío para buscar una pequeña cavidad que se encuentra junto a las rocas de la montaña que ahora tengo enfrente...






La cova Miseracs es una pequeña cavidad que tiene 60 metros de recorrido, pero a la primera ojeada parece mucho menos profunda. Para llegar al fondo de la misma, hay que ir arrastrándose y gateando con pasos bastante dificultosos. No intento explorar la profundidad de la cavidad, no sea que me ocurra lo que le ocurrió a Albert Sardá, un deportista que se atrevió a penetrar en ella. Aquí el enlace. 




La cova Miseracs





Vuelvo a la ruta y sigo por plácidos caminos de buena trazadura. Me rodea la verde y encantadora estación primaveral. Las flores y la vegetación crece exuberante por doquier. Todo es contraste, luz, colores y plantas, animado por el jolgorio de los pájaros que encuentran entre los arboles el seguro refugio de su existencia.





Al fondo de los abundantes viñedos de la zona se levanta la cíclope mole cárstica de  Montserrat. Un paisaje magnífico que esta mañana tengo la  fortuna de disfrutar.



Montserrat al fondo...

Un poco más adelante entro en un pequeño bosquecillo y llego al punto más elevado del lugar, coronado por un vértice geodésico. Es la Torre de La Guàrdia a 384,6 mts. de altura.
El vértice se encuentra sobre los restos de una primitiva estructura que debía ser lugar de observación en la época alto-medieval.






Abandono el punto geodésico por un serpenteante y plácido sendero entre los arboles. Comienzo a buscar un lugar para desayunar ya que son casi las 10 y media de la mañana.






Finalmente hago la pausa... y comienzo a degustar la compra realizada esta mañana en la población de L´Ordal. Este es el producto del trabajo en el obrador de "Cal Pelegrí", parada obligatoria si pasamos por el lugar.
La suculencia de la "coca amb xocolata" no se hace esperar. Aquí, en este lugar, a la sombra relajada y tranquila, escuchando el sonido de la suave brisa y de los pájaros que revolotean... realmente son momentos de pura intimidad y sosiego.






Mientras sigo el camino todavía siento en el paladar la esencia del desayuno que ha culminado con la habitual pieza de fruta. Ahora voy en suave descenso entre explosiones amarillas de "Ginestra". Todo un espectáculo visual que alimenta los sentidos.








Otra barraca de piedra seca junto al camino.








A lo lejos una pequeña población a la que dirijo mis pasos. Es Sant Sebastià dels Gorgs, y en primer término una explotación de viñedos pertenecientes a una heredad. Son las Viñas de la Menciona.






Masía de "Can Milá de la Roca". Esta es la dueña de estos viñedos que me rodean a ambos lados del camino.
Tampoco rechazaría la opción de quedarme una larga temporada en el lugar. Acepto propuestas.
Y es que el lugar está cualificado como masía rural con  enlace a su web.








Llama la atención la raíz del pino que araña la roca y no logra penetrar en ella a pesar de los años que ha dedicado en el intento.






Saliendo por el camino junto a la carretera BV-2428, se encuentra este cartel a la antigua usanza del western americano.






Mas adelante, cruzando de nuevo grandes extensiones de viñedos, voy acercando mis pasos al conjunto de casas apiñadas, en medio de la gran planicie, que forman el núcleo de Sant Sebastià dels Gorgs.








El camino vecinal por el que voy andando, conforma también un ambiente de floreada ambientación propia de la estación en que nos encontramos. Toda una delicia de paisaje que me sigue sorprendiendo a pesar de las primaveras transcurridas con el paso de los años.












Acercándome a la pequeña población de aire medieval...






El espléndido camino se transforma en sendero que ahora discurre junto al "torrent de Baix", con un caudal de aguas casi inexistentes, pero cuya humedad ha hecho proliferar una abundante vegetación que dificulta en cierto modo el avance.





Entro en Sant Sebastià dels Gorgs. Destaca al fondo una edificación de aires románicos y de bella estampa arquitectónica. Voy acercándome a ella cruzando una desierta calle principal.





La  pequeña población tiene aires de nobleza medieval con construcciones de recia estructura.







San sebastià dels Gorgs tiene como monumento mas destacado, el antiguo cenobio benedictino que aparece en documentos de 976, cuyo origen se encuentra en una donación realizada en 1024 por Ermengarda, hermana del vizconde de Barcelona. Donó unas tierras para que se instalara en ellas una comunidad de monjes. La fundación del monasterio corrió a cargo de su hijo Mir Geribert. Se desconoce la fecha exacta de la fundación del cenobio que, en 1052 contaba ya con una comunidad formada por cinco monjes, regidos por el abad Miró.






La prosperidad del monasterio fue poca y en 1059 el propio Mir Geribert lo unió al de San Víctor de Marsella en calidad de priorato. En 1412 fue comprado por el monasterio de Montserrat que realizó diversas obras de restauración aunque no consiguió recuperar el esplendor del cenobio. En 1820 quedó convertido en parroquia.





Un perrito vigilante controla mis pasos cercano a la edificación y alertando al vecindario con inoportunos ladridos vertidos sobre un personaje que curiosea el lugar.






Me traslado a la entrada principal del recinto monástico y sigo admirando la estructura arquitectónica de la soberbia construcción.






Aquí puede verse al detalle la iglesia, dedicada a Santa María, de origen románico, que conserva la antigua portalada de este periodo con un tímpano del siglo XII. En el aparece la figura del Cristo en Majestad enmarcado por una mandorla.







Un poco más adelante destaca otra edificación con gran verja de entrada, a usanza de aires de edificio medieval. Tampoco debe ser desdeñable pernoctar en el lugar.






Abandono la población por el mismo lugar por el que he llegado. Ahora enfilo recto después de cruzar de nuevo el "torrent de Baix" bajo el amparo del suave viento que mueve los altos chopos que se encuentran a su vera.
Y aquí me siento durante unos minutos a la sombra de los arboles mientras me deleito con algunos frutos secos que siempre llevo conmigo. Un par de piedras me sirven para partir las cáscaras de las nueces, las avellanas y las almendras. ¡Y quedo como un rey!, escuchando el trinar de los pájaros y el aire susurrante que se desliza entre las hojas.






El camino es recto y se pierde en el horizonte magnífico y soleado de la avanzada mañana. He decidido inmortalizar el momento y el lugar presente con una foto de puro narcisismo para deleite de generaciones venideras.
No es muy habitual en mí pero hoy me siento generoso a ofrecer a los lectores la presencia del anónimo andariego.






Es el "camí de Cantallops", otra pequeña población de sublime nomenclatura que logra despertar sensaciones al visitante que llega al lugar.








Al borde del camino, la suave pero insistente brisa mece y arrulla las hierbas que crecen en abundancia por todas partes. Es la "serra dels Xops".






Voy ahora por el "camí dels xops" pasando cerca de un terreno donde viven con pasmosa tranquilidad algunos ejemplares de caballos y burros.






De nuevo cruzando por caminos vecinales de extraordinaria belleza primaveral con abundancia de vegetación. Todo un referente al itinerario de esta mañana.








Llego finalmente a la población de Sant Pau d´Ordal, punto de inicio de esta magnífica ruta que me ha sorprendido gratamente por haberla realizado en esta precisa época del año.







De nuevo en la plaza, doy por concluido el itinerario. Aquí varios bares y restaurantes nos servirían para concluir con buenos aires el día, pero tengo que regresar al ruido de los coches y al ambiente de la civilización. Me queda de todo lo anterior un vivísimo recuerdo y una entrada de blog que me va a permitir recordar las brillantes sensaciones que he vivido con intensidad a lo largo de la mañana.






Han sido 11,32 kms. de recorrido con un desnivel de 282 mts.; prácticamente nada si lo comparamos con anteriores rutas realizadas.
Aquí dejo el enlace a esta ruta absolutamente recomendable.


https://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=17834020



Ruta realizada.