5/3/17

SALÀS DE PALLARS. MUSEU DE LES BOTIGUES. Ruta Turística.

El invierno todavía se deja sentir lacerante en la sombra húmeda de los pueblos cercanos al pre-Pirineo. Nos encontramos en Salàs de Pallars, una pequeña población de la provincia de Lleida en la comarca del Pallars Jussá.
El lugar tiene como uno de sus principales atractivos, las famosas "Botigues Museu".
Las Tiendas Museo dan a conocer la historia del antiguo comercio a partir de la ambientación de espacios y la recuperación, exposición e interpretación de los bienes de consumo cotidiano a lo largo de un siglo (1870-1970).
Una farmacia, un estanco, una barbería, una mercería una tienda “de Ultramarinos y Coloniales” y un bar de época son espacios que muestran trozos de la historia a partir de productos,envases y  publicidad comercial de cada época.

Las seis tiendas actuales se encuentran integradas dentro del pueblo y se muestran con visita guiada.
Y como una imagen vale más que mil palabras ...




























































Con este recorrido, viajamos al pasado rápidamente y conseguimos el deleite de visitar aquellas tiendas de pueblo de nuestra querida infancia. Los recuerdos fluyen repentinos como flashes olvidados en la recóndita memoria, volviendo a la vida desde la lejanía del tiempo.
Por último otra foto que logra despertar la conciencia de la niñez.
¿Quién no los ha usado?.





4/3/17

ESCALÓ, (PALLARS SOBIRÀ). SANT PERE DEL BURGAL. Ruta de senderismo


Escaló es una pequeña población situada en la comarca del Pallars Sobirà perteneciente al ayuntamiento de Guingueta d'Àneu de apenas cien habitantes.
Conserva parte de una muralla defensiva que rodea sus casas manteniendo así, las características de un pueblo medieval.
Sobre un cerro se levanta una torre de vigilancia del siglo XI que comunica con el castillo de los condes de Pallars a través de un pasadizo subterráneo.
Otra construcción de interés, es la iglesia parroquial de Santa Elena que fue construida en el siglo XVIII.





En sus orígenes la villa contaba con dos calles paralelas que recorrían su interior, a las que se accedía por las puertas de entrada protegidas por torres de defensa que se abrían en la muralla. 





Un camino, al otro lado del río, se abre paso y remonta en medio de un paisaje invernal que asombra por su sencillez y plenitud.





Breve ruta no exenta de interés para visitar los restos del santuario de Sant Pere del Burgal.








A medida que vamos subiendo, una impresionante vista  panorámica de montañas, nubes y picos nevados...






La llegada al lugar no se hace esperar. En la ladera montañosa aparecen los restos de la antigua edificación cuya mención aparece por primera vez en un precepto del conde Ramon I de Tolosa del año 859. Después queda vinculado al monasterio de Gerri de la Sal, cuando los dos únicos monjes del Burgal se integran a esta abadía debido a la decadencia del lugar.






A partir de este momento la evolución del monasterio es difícil de seguir debido a la existencia de documentos falsos, seguramente confeccionados para demostrar los derechos de Gerri en los litigios que mantuvo con la importante abadía de Lagrasse, en el Languedoc-Rosellón. A mediados del siglo X se menciona la abadesa Ermengarda, cuando el Burgal se convierte por un corto periodo de tiempo en un monasterio femenino.



 


En esta época depende plenamente de Lagrasse, hecho que confirma el conde Sunyer de Pallars en 1006. El monasterio continua recibiendo la protección de la casa condal. Las diferencias entre Lagrasse y Gerri continuan durante años, hasta un acuerdo del 1337 por el que el lugar queda como priorato de la abadía del Rosellón, mientras que Gerri se queda con varios bienes patrimoniales del monasterio. En 1770 queda vinculado de nuevo a Gerri, prácticamente sin actividad y subsiste hasta la desamortización de 1835.



 



De este lugar procede un valioso conjunto de decoración mural, ahora en el Museu Nacional d'Art de Cataluña, en Barcelona. Se vincula esta obra al Maestro de Pedret entre los siglos XI y XII. El ábside tiene un pantocrátor rodeado de arcángeles y profetas, entre las ventanas hay una banda con la Virgen y cinco apóstoles y en la parte más baja un personaje femenino.






De la iglesia se conserva la cabecera oriental, con los tres ábsides convertidos en capilla, el único espacio cubierto. También se conserva el muro y los arcos de separación de la nave norte, y el ábside occidental. 







Desde el lugar es todo un espectáculo observar las dilatadas panorámicas montañeras que circundan todo el valle. Extensos y pesados nubarrones no presagian nada bueno.








Detrás de la edificación románica, entre la vegetación invernal, un pequeño caudal de agua cristalina desciende de lo alto de la montaña nacido del deshielo de elevadas cumbres.








Regresamos a Escaló por el mismo camino de subida. El cielo cubierto deja escapar algunas gotas de lluvia que al poco se esfuman del mismo modo como han llegado.




Aquí dejo el enlace de la mini-ruta de 1,6 kms de recorrido y un desnivel de 97 mts.




Ruta realizada


PELS VOLTS DE LLAVORSÍ, (PALLARS SOBIRÀ). REFLEXIONES DE UN CAMINANTE SOLITARIO ... O NO... Ruta de Senderismo.



Llavorsí es un municipio español de la provincia de Lleida, en la comarca del Pallars Sobirá. Se encuentra en la bifurcación entre la vall de Áneu, la vall de Cardós y la vall Ferrera. Tiene seis pueblos agregados: Aidí, Arestui, Baiasca, Montenartró, Romadriu y Sant Romà de Tavèrnoles. El lugar se caracteriza por un paisaje montañoso y abrupto, con un río, el Noguera Pallaresa que cruza el pueblo y el valle corriendo sus aguas con precipitado caudal.





Diferentes caminos y senderos cincelan un paisaje variado que hacen muy agradable su recorrido.






Caminar con sosiego estas veredas húmedas y olorosas nos trasladan a ensoñaciones y encantos anímicos que nos alejan de las realidades del momento.






Con todo ello, conseguimos una limpieza espiritual en profundidad de todas las suciedades amasadas durante la semana.





No podemos permanecer extraños a la naturaleza que nos rodea, ya que uno mismo forma parte de esta naturaleza. Cuando hayamos logrado esto, habremos logrado también, la purificación de la mente.







La limpieza física y moral es la que impulsa al solitario senderista hacia otros lugares entre los cuales, el cuerpo y el espíritu liberados de las ataduras y las servidumbres terrestres, pueden encontrar de nuevo su esencia y su pureza en el seno de los elementos naturales. Viento sol y lluvia, la trinidad del senderista.






En las altas montañas que rodean el frondoso valle, aparece la nieve. Habitante invernal dónde los haya, merecedora de reinos y señoríos, agazapada entre los fríos de las cumbres, cubriendo arboles y vegetación aterida que asoma entre el manto de blancura gélida.
Aquí se escucha el silencio y el ulular de la ventisca en los días y noches de olvidado tiempo, cuyo transcurrir no importa a nadie.






Fría neblina y blancos nubarrones de celliscas repentinas, levantan el rostro en el horizonte de arboledas perdidas. Mas allá, la lejana tormenta, con retumbos apocalípticos unirá cielo y tierra confundiendo el horizonte de montañas.








Pero todo permanece inalterado en la naturaleza hasta que la llegada del hombre irracional golpea regido por la absurdez de su incauta mente y destruye los paisajes que son disfrute de las personas que creen en esta unión con la Naturaleza.





Mientras uno va contemplando la lejanía del cielo y las montañas, mientras se escucha el tiempo que gotea tímido pero implacable, y mientras los pasos nos  alejan o acercan de cualquier parte del recorrido, voy pensando en encontrar la esencia interior del todo. El amor por lo bello que se contempla en la naturaleza servirá para vencer y erradicar la irracionalidad de algunas personas, que son todavía muchas, que quieren  destruir y malbaratar los recursos de esta gran tierra imprescindible que tanto nos sorprende.
¡ Ahí queda esto !